Histórica mansión de campo totalmente restaurada - zona tranquila

Finca con origen árabe y mucha esfera privada

Una mansión de campo de mucho gusto con pasado histórico. La propiedad es del año 1100 y fue completamente restaurada y rehabilitada de fondo. Ofrece a sus propietarios un paraíso en la naturaleza con absoluta esfera de privacidad. El extenso terreno de unos 71.000 m2 alberga un floreciente jardín con una gran variedad de árboles frutales, flores y arbustos y su propio viñedo. Pero no solo los amantes de la naturaleza disfrutan aquí, también los amantes del deporte. Una sala de fitness, un slackline, tennis de mesa, petanca y un campo para el volleyball de playa están a su disposción. 
La superficie construida de esta oferta extraordinaria asciende a 800 m2 más 250 m2 de terrazas. Aquí se encuentra una casa principal con 2 dormitorios y dos baños en suite y dos apartamentos de invitados separados, cada uno con dormitorio, salón y baño en suite. 
Los detalles rústicos y moros destacan en la casa principal. El salón, diseñando con mucho amor y con una gran chimenea, el comedor adyacente, igual con una chiminea, y la cocina completamente amueblada e equipada con electrodómesticos de alta calidad, invitan a pasar largos ratos. 
Techos altos con vigas de maderas vistas y parcialmente paredes con piedras naturales dejan latir el corazón de un diseñador en un tacto más accelerado. 
No solo desde la amplia zona de piscina con la piscina de 15 x 5 m y una barbacoa sino de toda la propiedad se puede gozar de unas impresionantes vistas panorámicas a los alrededores y a la localidad Porreres.
Esta oferta incluye los muebles que parcialmente fueron diseñados únicamente para esta propiedad.  

  

La pequeña localidad Porreres está ubicada en el centro de la isla – aproximadamente 30 minutos de la metrópoli Palma. Aquí puede conocer “otra” Mallorca – Mallorca que está lejos del turismo de masas. Mallorca como era anteriormente y como debería ser – original, romántica y tranquila. Durante el día las calles de la localidad están vacías, pero por la noche se llenan de gente y los pequeños bares en la calle principal se despiertan. Gente por cada lado sentada en la calle y disfrutando su copa de vino tinto. Eso es el aspecto de la vida en Mallorca! Sobre todo hay que visitar la iglesia parroquial „Nuestra Senyora de la Consolycio”.

lista favoritos ubicación localidad solicitud imprimir atras

solicitar detalles por e-mail

 
* los campos son obligatorios